• diciembre 2, 2022 6:37 pm

La ciencia explica porque los padres dejan olvidados a sus hijos

PorOccidente Informa

Mar 3, 2022

Como todas las tardes había salido a llevar a su hijo mayor, Miguel, a la escuela.
Ana solía dejar al más pequeño, Gabriel, en ese momento de 10 meses, en casa con su padre, pero ese día rompió la rutina y llevó al bebé a dar un paseo en carro.
Después de despedirse de Miguel, decidió pasar por el mercado.
Condujo hasta la tienda, estacionó el auto y salió al supermercado.
«Alrededor de cinco minutos después, me di cuenta que había dejado a Gabriel en el asiento del auto en el asiento trasero. Regresé corriendo y encontré a mi hijo distraído con un juguete en la mano», dice.
El episodio atormentó a Ana durante mucho tiempo.
«Pasé meses culpándome a mí misma y pensando en la tragedia que había evitado por poco porque el día era muy caluroso y había estacionado mi auto en la calle bajo el sol».
Pero, poco a poco, la angustia dio paso a la empatía por los padres que ya habían pasado por la misma situación.
«Me pasó a mí y le puede pasar a cualquiera ya que estamos muy acostumbrados a hacer las cosas en piloto automático, con prisa».

¿Por qué los padres olvidan a sus hijos en el carro?

Hay consenso entre los expertos de que, en la mayoría de los casos, los padres no olvidan a sus hijos en el carro por negligencia.
El psicólogo y neurocientífico David Diamond, de la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, dedica parte de su carrera al estudio de estos episodios.
En la mayoría de los casos, incidentes de este tipo no son causados por negligencia, sino por cambios en la rutina y la forma en que funciona nuestro cerebro y la memoria.
Algunos trucos simples y nuevas tecnologías pueden ayudar a prevenir estos lapsus
La investigación de Diamond destaca los ganglios basales como el mecanismo principal en este engranaje mental.

Esta parte del cerebro opera a nivel subconsciente, es decir, permite utilizar habilidades ya adquiridas o información almacenada en el pasado sin tener que pensar activamente en ellas.
«Los ganglios basales son nuestro piloto automático. Nos permiten, por ejemplo, conducir sin pensar en los movimientos de los pedales o la ruta exacta al trabajo», sostiene el neurocientífico.
Al mismo tiempo, también usamos con frecuencia el hipocampo y la corteza frontal, que se encargan de procesar y retener nueva información.
Este sistema de memoria es completamente diferente e independiente del primero, según Diamond.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *