• diciembre 2, 2022 5:58 am

En riesgo de morir, Kalimba tuvo un encuentro con Dios

Fue hace años cuando el cantante estuvo a punto de fallecer ahogado en una playa de Puerto Escondido; en ese momento vivió una experiencia que ha repercutido en su fe.

Kalimba es una de las figuras de la escena musical mexicana más populares, y con más de 20 años de trayectoria, el cantante ha crecido ante los ojos del público desde que era un niño.

Recientemente el también actor impactó al público al revelarse como “Apache”, uno de los personajes de la tercera temporada del reality show ¿Quién es la máscara?, concurso del que se coronó como ganador tras varias semanas de mantener en el anonimato su identidad. Ahora el también DJ contó un episodio de su vida personal que muy pocos conocen: cuando estuvo a punto de morir siendo un adolescente, momento en que asegura pudo encontrarse con Dios.

Como parte de su asistencia al podcast del youtuber Roberto Martínez, Kalimba destapó que a los 16 años salió con su familia de vacaciones a las playas de Puerto Escondido, Oaxaca, donde estuvo cerca de morir ahogado, un momento que, aseguró, le cambió la vida.

Y es que el integrante de OV7 destacó que de pequeño no le inculcaron ninguna fe ni creencia, puesto que su padre es ateo. No obstante, tras el accidente en el mar donde estuvo cerca de perder la vida, comenzó a creer en un ser supremo.

“Mi hermana se metió al mar, no sabe nadar bien y entonces el mar, en el área de surfeo en Puerto Escondido es muy picado. Ella no debió meterse ahí, se metió, se estaba ahogando, fuimos por ella su novio y yo y justo cuando yo iba a agarrarla, codeó en la desesperación, me pegó en la cara y tragué agua, caí en un remolino y el mar me aventó como un kilómetro a la derecha”, recordó.

El cantante de Tocando fondo recordó cómo en aquel momento su mente “se fue a negros”, por lo que en un estado inconsciente comenzó a sentir la presencia de Dios.

“Me sentí en un cuarto con una presencia de alguien frente a mí que no dijo nada, sólo me hizo sentir mucha paz, no dijo nada, nada, sólo estuvo ahí y fue seguridad. Le dije a Dios: ‘si no creí en ti por ignorancia, te pido una disculpa. No creía en ti porque nadie me educó a creer en ti, pero al final no sé si existes o no’. Qué curioso que antes de morir lo primero que sentí fue miedo, qué tal si tomé la decisión equivocada, qué tal si yo decidí no creer en algo que sí existe”, explicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *