• diciembre 3, 2022 2:50 am

Coches eléctricos comienzan a sustituir a los carruajes tirados por caballos en la antigua ciudad jordana de Petra

Proteger los derechos de los animales, el cambio permite que el sitio arqueológico, patrimonio mundial de la UNESCO, sea más accesible para visitantes discapacitados y ancianos.
Los típicos carruajes para turistas tirados por burros y caballos en la antigua ciudad jordana de Petra comenzaron a ser remplazados por coches eléctricos, según informó AFP este miércoles.

El paisaje del sitio arqueológico, patrimonio de la UNESCO, empezó a cambiar con la introducción de una flotilla de 10 pequeños coches eléctricos tipo ‘buggy’, los cuales se encargan de transportar a los visitantes por el imponente cañón que sirve de entrada a Petra.

«No hay contaminación ni humo», y el cambio «redujo los casos de maltrato animal», sostuvo Suleiman Farajat, jefe de la Autoridad Regional de Desarrollo y Turismo de Petra, citado por la agencia. Los vehículos tienen menor impacto porque a veces las ruedas del carruaje golpean el costado del cañón natural, el estiércol de caballo causa mal olor y no es fácil de limpiar, indicó Farajat.

Las diez mayores civilizaciones que desaparecieron de manera misteriosa, este año la organización de derecho animal PETA, crítica de la utilización de tracción a sangre, había anunciado que contribuyó a la iniciativa mediante presión a las autoridades locales. Esta medida significó para los defensores de los animales un progreso muy importante para la movilidad sustentable pero que sirve como recordatorio de que todavía hay mucho trabajo por hacer por su protección. Además, urgen «a los funcionarios en Jordania a que pongan fin al uso de animales por completo y, en su lugar, utilicen exclusivamente vehículos modernos en Petra para transportar turistas», según reza el comunicado de los activistas.

De momento, las autoridades locales dijeron que mantendrán a algunos de los caballos «para preservar el carácter del lugar, por ser un sitio patrimonio de la humanidad».

Además de proteger los derechos animales, el cambio permitirá que el sitio arqueológico sea más accesible para visitantes discapacitados y ancianos. «Personas discapacitadas y personas con dificultades para caminar distancias largas tienen ahora la posibilidad de ver este lugar sorprendente», declaró un turista austriaco en silla de ruedas a AFP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *